¡Venezuela es mucho más!

artMena14

Después de haber asistido al Concierto “Venezuela es mucho más”, organizado por la Fundación Make Yuor Own Peace, en homenaje al 5 de julio, aniversario de la independencia de Venezuela, un evento de una alta calidad y producción musical, quizás nunca antes vista en Miami, con la participación de una constelación de estrellas musicales de Hispanoamérica, como Paloma San Basilio, Luis Enrique, Ilan Chester, Chelique Sarabia, Lena Burke, Karina, Huascar Barradas, Los cuatros tríos, Vos sabéis, Fausto Izcaray, Edward Mena, Andrés Buitrago, entre otros, con la dirección y arreglos musicales del maestro Eduardo Marturet director de la Orquesta Sinfónica de Miami, y del virtuoso pianista Alejandro Campos, creador de este sueño hecho realidad. Destacando las animaciones de Nelson Bustamante, Camila Canaban, Daniel Sarcos y María Alejandra Requena, me prometí a mí mismo, escribir un artículo desde el ángulo ya no artístico, sino político, gracias al impacto positivo recibido en este gran evento.

 
En mi anterior artículo hice un llamado a destruir la llamada “cultura del odio”, epidemia común hoy en día en un importante sector de venezolanos, sean de oposición o del oficialismo. Porque no existen fronteras claramente demarcadas a tal fin.

 
Creo que este evento musical y artístico dio en el “clavo”, creando un poderoso antídoto que si los practicamos y lo desarrollamos con mayor intensidad, en todas los sectores sociales del país, sin duda alguna comenzara a germinar nuevamente, nuestra viejas y queridas interrelaciones, basadas en la tolerancia mutua, el respeto y la solidaridad activa, como seres humanos.

 
No es posible seguir viendo con estupor y sorpresa, como el odio político, clasista, inspirado en un fanatismo extremista, ciego y atrasado, nos siga consumiendo entres hermanos. Tantos derechos tienen los opositores, como los tienen los oficialistas, siempre y cuando sean el producto de respeto a las ideas y la convivencia pacífica en sociedad.

 

El mensaje transmitido en la producción de Venezuela es mucho más, nos recordó a la Venezuela de ayer y siempre, con ejemplos clásicos de triunfadores en diversos aspectos y géneros de la vida pública nacional e internacional.

 

 

Refrescamos las imágenes de nuestra Miss Universo: Bárbara Palacios, Irene Sáez, Maritza Sayalero, Alicia Machado, triunfos indiscutibles de la belleza nacional hecha reina universal.

 
En el deporte, nuestros gloriosos peloteros David Concepción, Andrés “Gato” Galarraga, Omar Vizquel, Luis Aparicio, Alfonso Carrasquel, Ozzie Guillen, Miguel Cabrera, entre otros. En boxeo “Morochito” Rodríguez, “Morocho Hernández, Vicente Paul Rondón, Antonio Gómez, Alfredo Marcano, y en futbol nuestra gloriosa escuadra de la ”Vinotinto”, orgullo y símbolo de la unidad sentimental y emocional de todos los venezolanos en el mundo.

 
Este breve paseo por nuestra historia de siempre, es la mejor demostración de los que fuimos y seremos capaces de hacer unidos, para reconquistar nuevamente nuestro digno sitial dentro de las sociedades democráticas con pleno desarrollo económico, social y cultural.

 

No podemos seguir siendo “conocidos”, por la difusión a nivel internacional, de las “noticias rojas”: por violadores de los derechos humanos, país narcotraficantes y corruptos, con alta inflación y desabastecimiento total, país que paga a los cubanos castristas por ser invadido, y donde mueren más personas que en las guerras bélicas del medio oriente. País donde la ineptitud e incapacidad de su actual gobierno se manifiesta cuando se expropia la producción, para convertirlas en hambre y desidia. ¡Basta ya!

 

Creo que el impacto de ver, vivir y disfrutar ¡Venezuela es mucho más!, entre sentimientos encontrados, llorando y riendo, ese pedazo histórico, de lo que fuimos, somos y podemos seguir siendo, es la mejor vacuna contra la división, la desunión, el odio visceral, y la destrucción acelerada del país. A practicar el antídoto.

 
Creo que desde esta óptica positiva, y lo grandioso del espectáculo brindado por cada uno de sus protagonistas, debe ser la mayor razón de nuestra existencia. Un nuevo país no se construye con odios y retaliaciones, se construye con paz, amor, respeto, tolerancia y unidad solidaria.

 
Recordemos a los encuentros de béisbol entre “fanáticos” de los Leones del Caracas y de los Navegantes del Magallanes, los cuales disfrutábamos al máximo, para al final del juego salir bañados de cerveza, alegres y tristes según el equipo ganador, pero felices de ser venezolanos. ¡Rescatemos esos viejos tiempos!

 
Gracias a los organizadores de ¡Venezuela es mucho más! ¡Dios bendiga a Venezuela!

 

Be the first to comment on "¡Venezuela es mucho más!"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*