Una pequeña mentira a La Migra detapó su más oscuro secreto

venceslau

Una mentira en el formulario para hacerse ciudadano estadounidense ha metido nuevamente en problemas legales a un hombre que ha vivido en el sur de la Florida durante más de una década, donde su residencia durante los últimos dos años ha sido una cárcel del condado Miami-Dade.

Sidnei Augusto Venceslau, de 45 años, fue acusado a finales de diciembre de obtener ilegalmente su ciudadanía y hacer mal uso de pruebas en el proceso de naturalización. Enfrenta ahora un juicio federal en una corte de Miami en el que podría ser sentenciado a una condena máxima de 10 años de prisión.

Venceslau es un nativo de Brasil que ingresó legalmente a Estados Unidos en el 2004 y que se hizo residente legal un año después de su llegada, de acuerdo con los documentos introducidos en corte.

Según la declaración jurada, Venceslau mintió en el formulario N-400 que presentó en mayo del 2008 para iniciar el trámite de la ciudadanía y repitió la mentira durante varias etapas del proceso.

En específico, la mentira se centró en la respuesta “no” a la pregunta número 15 del cuestionario: “¿Ha cometido alguna vez un crimen u ofensa por la que no ha sido arrestado?”.

Venceslau incluso ratificó durante su entrevista con un agente de inmigración en enero del 2009 que no tenía “ningún arresto, ningún DUI [conducción bajo la influencia del alcohol], u otras ofensas”, indican los documentos presentados en la corte.

Las autoridades migratorias descubrieron la falsa declaración ocho años después que Venceslau se hiciera ciudadano estadounidense, cuando en noviembre del 2017 se declaró culpable de abuso infantil agravado.

Una investigación policial reveló que el hombre había abusado sexualmente de una adolescente durante siete años, desde febrero del 2008 hasta marzo del 2015.

El reporte policial de su arresto en agosto de 2015 señala que uno de los incidentes habría ocurrido durante un viaje en carretera. “El acusado la penetró con sus dedos… y le acarició sus senos y la vagina”, indica el documento.

Se han omitido mayores detalles sobre la víctima para no revelar su identidad.

Después de declararse culpable, Venceslau fue condenado a dos años y seis meses de prisión, más cinco años de libertad condicional. Como el hombre había pasado el juicio en la cárcel, fue puesto administrativamente en libertad el 24 de diciembre.

Sin embargo, Venceslau fue inmediatamente transferido a un centro de detención de la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), donde todavía se encuentra detenido.

Be the first to comment on "Una pequeña mentira a La Migra detapó su más oscuro secreto"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*