Trump y el heredero saudí tratan de solucionar las crecientes fricciones

F3390769-2680-42E2-B5A4-B889864C8656

Estas fricciones muestra impaciencia ante Riad por la campaña militar en Yemen y el bloqueo a Qatar.

Ante los periodistas, se intercambiaron elogios sobre la solidez de la relación bilateral y las oportunidades de cooperación. Pero alejadas las cámaras, la reunión este martes en la Casa Blanca entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salmán, debía servir para atajar los crecientes puntos de fricción entre Washington y Riad, como la campaña militar saudí en Yemen, la disputa con Qatar, las ambiciones nucleares de la monarquía absoluta árabe o el alcance de sus promesas de apertura económica. Ambos líderes también abordaron su enemistad compartida con Irán y el acuerdo nuclear.

En sus 14 meses como presidente, es la segunda ocasión que Trump recibe en la Casa Blanca a MBS, el acrónimo con el que se conoce al príncipe saudí, pero es la primera desde que el hijo del rey Salmán afianzó su papel como heredero y líder en la sombra. Ambos comparten su rechazo visceral hacia Irán y su deseo de reforzar los lazos bilaterales. “La relación es probablemente lo más fuerte que ha sido nunca. Entendemos el uno al otro”, dijo este martes Trump. La sólida relación con Riad ha superado los recelos prevalentes durante la presidencia de Barack Obama, fruto de su acercamiento a Teherán, pero varios nubarrones se ciernen sobre el entendimiento entre Trump y Bin Salmán.

Be the first to comment on "Trump y el heredero saudí tratan de solucionar las crecientes fricciones"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*